Las claves para ser desarrollador web

Cursos para desarrolladores web

Guías sobre los lenguajes de programación para el desarrollo web

¿Por qué debería ser desarrollador web?

No es ningún secreto que la web es un mundo que todo el mundo debería conocer. En los últimos años, la creación de negocios online y las estrategias de marketing online de las empresas físicas han ido en aumento y la tendencia continuará al alza durante mucho tiempo. Es por ello que ser desarrollador web es una de las salidas profesionales con una mayor demanda en la actualidad y no es para menos. Después de todo, las páginas web no se van a construir solas.

En este artículo, nos vamos a centrar en la formación en lo que respecta a cursos de programación para convertirte en un buen desarrollador web. Si tienes alguna duda al respecto (de lo cual estamos seguros, porque si no, no estarías aquí) esperamos resolverlas todas con nuestras magníficas guías.

¿Qué necesito para ser desarrollador web?

En sus inicios, las webs eran poco más que una página con cuatro cosas escritas, pero la actualidad es muy diferente. En primer lugar, se necesitan páginas web que sean vistosas y que se adapten a todos los tamaños de pantalla de todos los dispositivos, ya que la navegabilidad principal hoy en día ya no se hace con el ordenador, si no ya con el móvil. Además, la mayor parte de las páginas necesitan que su contenido se pueda cambiar rápida y fácilmente, con lo que las herramientas proporcionadas deben conseguir algo que sea lo más dinámico posible.

El mejor ejemplo son las tiendas online. Es crítico que un gestor del stock tenga la capacidad de modificar rápidamente los datos de un producto, como su nombre, su disponibilidad, su precio o su descripción. Tener una página que sea poco flexible va a dificultar mucho el proceso, haciendo que cambiar los datos sea una tarea muy tediosa y compleja, que posiblemente debería llevar a cabo un programador. Evidentemente, esto no es lo ideal, ya que un programador no puede desempeñar la tarea de otro rol, por el bien del funcionamiento del negocio.

Además, se necesita que las páginas sean seguras. Para ello, es imprescindible tener algunas breves nociones sobre HTTP, el protocolo por excelencia en la web y el HTTPS, que es su correspondiente versión segura. Es también muy importante tener la capacidad de configurar correctamente un servidor HTTPS, ya que la seguridad no se consigue de cualquier forma.

Todo esto está muy bien pero… me estoy armando un lío ahora mismo

Seguramente estás pensado eso en estos momentos. Hay un montón de conceptos en muy poco tiempo… pero no te preocupes. Vamos a explicar con calma en qué consisten las principales tecnologías utilizadas en la web.

  • HTML: es el lenguaje fundamental que todo programador web debe conocer. Permite definir la interfaz gráfica de una página, es decir, la disposición de los botones, los menús, los enlaces, las negritas y las imágenes… básicamente, lo permite definir todo.
  • CSS: es un lenguaje que permite darle una mayor potencia al HTML, ya que define cómo se visualizarán los elementos anteriormente mencionados de una forma intuitiva. La idea es definir, por ejemplo, un tipo de botón que tenga fondo rojo, letras blancas y un determinado tamaño una única vez y simplemente decirle a HTML «quiero este tipo de botón que definí antes aquí, aquí y aquí» solo llamándolo por su nombre, sin tener que definir su estilo cada vez que se vaya a utilizar. Esto se puede hacer con todos los elementos de una página que se deseen.
  • PHP: este lenguaje tiene como principal objetivo generar un fichero HTML a partir de un código al estilo scripting que es ejcutado por parte del servidor donde la página web se encuentra alojada. En pocas palabras, es un lenguaje de vital importancia para poder crear contenidos dinámicos. Remitiéndonos al ejemplo de antes, una tienda online cuyos datos de productos van a cambiar todos los días, necesitan PHP para funcionar como es debido. Para esta función, también se utilizan otros lenguajes como Java, pero PHP hoy en día se ha proclamado como una mejor opción ya que está mejor integrado en el dominio del desarrollo web.
  • Javascript: es un lenguaje pensado para la creación de códigos que sean ejecutados por las máquinas de la gente que navega en tu web. Le proporciona al usuario una forma de interacción rápida con la página ya que no requiere de una comunicación con el servidor y, en caso de requerirla, se busca que esta sea lo más inmediata posible.

¿Sería interesante poder aprender algo más?

Muchos proyectos profesionales también podrían incluir interacciones con otros elementos como bases de datos, como ocurre en el ejemplo de las tiendas online. Por ello, no es imprescindible conocer al detalle el dominio de las bases de datos, pero conocer cómo funcionan y cuál es la manera en la que se debe interaccionar con ellas es muy recomendable ya que, entre otras cosas, lenguajes como PHP permiten esta integración. Para tal fin, otra tecnología a tener en cuenta podría ser SQL, un lenguaje de consultas a bases de datos imprescindible para comunicarse con ellas.

En la actualidad, la irrupción del BigData ha hecho que las bases de datos SQL no sean adecuadas cuando se trabaja con la información de ciertas formas, sobre todo cuando el volumen de información es descomunal. Sin embargo, en muchos casos no es necesario estos requerimientos no son tan críticos, con lo que las bases de datos SQL siguen siendo la principal opción para muchos negocios.

En resumen

Si eres nuevo en este mundo, lo mejor es que valores bien las ofertas de cursos que hay disponibles, ya que seguramente no sepas cuál es el mejor lenguaje para empezar. Lo más recomendable es empezar con HTML, porque es la base de todo. A mayores, cualquier otro lenguaje que conozcas solo te ayudará a tener más oportunidades en el mercado o a crear proyectos personales de mucha mayor profesionalidad.

Si después de reflexionarlo durante una larga temporada, sigues sin tenerlo claro, lo mejor es que te hagas la siguiente pregunta… ¿para qué oferta de trabajo me gustaría ser un gran partido? Si tienes una oferta en mente, mira cuáles son los requisitos y contrásta es información con las guías que nosotros te proporcionamos. Seguro que así lo verás todo mucho más claro.